English   |     Deutsch   |     Português   

Caligrafía y meditación

¿Puede la caligrafía ser una práctica meditativa? Compartimos la experiencia de Thich Nhat Hanh, quien ha hecho de este arte una forma de oración. La belleza de los trazos brota de una vida dedicada a la plena conciencia y a la compasión.


La “Cabaña para Sentarse en Quietud”, en el centro de meditación de Plum Village (Francia).

En 1966, Thich Nhat Hanh se sentó frente a la pantalla de una lámpara con una pluma embebida en tinta china y escribió: Lámpara de Sabiduría. Luego escribió en otras dos pantallas: Lámpara del Mundo, y Lámpara de la Luna Llena. Eran sus regalos para tres estudiantes avanzados de la Escuela para Jóvenes y Servicio Social de Vietnam, fundada por él mismo para paliar el impacto de la guerra.

Si actuamos con plena conciencia e integridad, nuestro arte florecerá.
Estas tres frases fueron las primeras de muchas “meditaciones caligráficas” que Thich Nhat Hanh escribiría, primero en Vietnam y luego en su “Cabaña para Sentarse en Quietud”, rodeado de la paz y la tranquilidad de Plum Village, el centro de meditación que fundó en las colinas del sur de Francia.

Cada una de las caligrafías de Thich Nhat Hanh representa una herencia de la milenaria sabiduría budista adaptada a nuestros tiempos modernos. Ellas contienen y expresan toda una vida dedicada a la contemplación, la paz y la compasión.

Sin embargo, no es solamente un arte: es una práctica meditativa. Thich Nhat Hanh está plenamente presente a cada momento, ya sea bebiendo té, sentándose y tomando un pincel, o preparando la tinta. “Thay” ha dicho que no puede escribir poemas si antes no se ha dedicado un rato a la jardinería. Lo mismo ocurre con su caligrafía: cada una de ellas está compuesta de una plena conciencia aplicada al caminar, respirar, sonreír… y amar.

“Si actuamos con plena conciencia e integridad, nuestro arte florecerá. Si logramos estar en paz, notaremos que el arte es una maravillosa manera de compartir nuestra paz. La expresión artística podrá tomar una u otra forma, pero lo esencial está en nuestro ser. Por eso, debemos volver a nosotros mismos, y una vez que encontramos el gozo y la paz interior, nuestras creaciones artísticas brotarán naturalmente, y ellas beneficiarán al mundo de una manera positiva”.

Fuente: www.thichnhathanhcalligraphy.org

A continuación puedes disfrutar de algunas de las caligrafías de Thich Nhat Hanh. Haz click en cualquier imagen para verla en tamaño grande junto con su traducción. Luego puedes avanzar o retroceder con las flechas.



También te puede interesar:

  • El arte y lo sagrado

    El arte es una expresión de nuestro asombro ante la sacralidad de la vida.

  • Meditar caminando

    Thich Nhat Hanh nos invita a esta práctica para vivir plenamente el presente.

  • Nuestros talentos

    Nuestros talentos están. Solo necesitan que les permitamos expresarse.


Dejar un comentario