English   |     Deutsch   |     Português   

¿Cómo aceptar el suicidio?

Ofrecemos nuestras reflexiones ante la partida del talentoso y querido actor Robin Williams. Su esposa Susan Schneider dijo a la prensa: “Al recordarlo, espero que el mundo no se fije tanto en su muerte como en los innumerables momentos de felicidad y risas que Robin brindó a millones de personas”. ¿Cómo aceptar el suicidio de un ser querido? Preguntado sobre el tema, el hermano David ofrece un enfoque que puede ser esclarecedor.


williams

Vienen a la memoria el profesor Keating que inculca a sus alumnos el carpe diem, el doctor Patch Adams que cura con una sonrisa, el extraterrestre Mork… como tantos otros personajes entrañables a quienes Robin Williams llevó a escena. Sus representaciones combinando la comedia con el drama fueron quizás un reflejo de su mundo interior: “Mi madre era una enferma del optimismo, y mi padre, un pesimista radical. Así que… depende del momento. Hay días en los que pienso que todo está mal, y otros en los que estoy convencido de que, entre todos, lograremos salir adelante”. Desde su infancia vivió esta tensión entre tristezas y alegrías: querido por sus amigos por su sentido del humor, fue al mismo tiempo víctima del bullying en el colegio y de los maltratos de su padre.

Poco después de que Robin Williams se quitara la vida en su casa de California el pasado 11 de agosto, su esposa Susan Schneider dijo a la prensa: “Al recordarlo, espero que el mundo no se fije tanto en su muerte como en los innumerables momentos de felicidad y risas que Robin brindó a millones de personas”. El hecho de que alguien que hizo reír a millones haya sido víctima de la depresión y haya terminado en el suicidio, nos hace pensar una vez más en el misterio de la persona humana. Puede suceder que la sonrisa y el chiste constante en una persona oculten, consciente o inconscientemente, algún drama interior. Como dijo admirablemente Juan de Dios Peza en su poema “Reír llorando”:

¡Cuántos hay que, cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reír como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

Por eso, hemos de mostrar nuestra reverencia hacia el misterio que cada persona representa. No solo ante quienes aparecen tristes y abatidos, sino también ante quienes contagian alegría hemos de mostrar nuestro respeto, como decía Séneca: “Sé amable con todos, pues toda persona con la que te encuentras está librando alguna batalla interna”.

Y aunque a lo largo de la vida se los haya respetado e incluso amado, hay personas que optan por el suicidio. Es inevitable que en sus seres queridos nazca el sentimiento de culpa, el sentimiento de, precisamente, no haber respetado y amado lo suficiente a quien ya no está. ¿Cómo podemos aceptar el suicidio de un ser querido? Consultado acerca de este tema durante su visita a la Argentina en 2013, el hermano David Steindl-Rast dio una respuesta que puede arrojar algo de luz en ese misterio que representa la decisión de acabar con la propia vida, arista más del misterio que es el corazón humano:

– “¿Cómo podemos aceptar el suicido de un ser querido, cuando esa persona deja una nota diciendo que es por el bien de su familia, de los suyos?”

– Respuesta del Hermano David: “Una señora que conocí se suicidó de una manera similar, y un amigo en común dio una interpretación muy compasiva. Dijo: ‘Judy se dio cuenta de que su vida no podía continuar de esa manera, pero no compendió de qué manera debía poner fin a esa vida’. Así, el suicidio puede ser la forma equivocada de responder ante la convicción de que la vida no debe continuar de la misma manera. Podemos reconocerle a esta persona su convicción… y tenerle compasión porque interpretó erróneamente la forma. Podemos admirar el coraje de saber que debía cambiar su vida, y podemos aprender de la situación cuando sentimos la necesidad de cambiar nuestra propia vida. Y aprender a hacerlo de forma radical, pero que al mismo tiempo sea un sí a la Vida. El suicido no es la forma correcta porque la vida siempre nos ofrece otras oportunidades. Vivir agradecidos nos prepara para descubrir la oportunidad correcta”.

¿Encontramos esta respuesta esclarecedora? ¿Hemos pasado por situaciones similares? ¿Conocemos personas que sufren y que sin embargo muestran un carácter alegre? Esperamos sus comentarios.

 

  • responder Sebastián ,

    Cada persona es un mundo de conflictos, miedos, contradicciones y demás índoles que presenta esta vida, todos tenemos defectos y virtudes,por desgracia también debilidades que nos atormentan al enfrentarlas. Todo esto es 100% compresible pues todos estamos con esto a cuestas. En mi caso he pasado todo tipo de situaciones, buenas, malas, alegres, angustiosas yo creo que esta vida por algo es, nosotros no elegimos vivir, por lo tanto tampoco deberíamos morir a voluntad, sino apegarnos a ella ya que es lo único que tenemos tangible, ahora aveces parece no haber salida, pero hay vida, hay oportunidad para enmendar esos errores o situaciones con las cuales no estamos de acuerdo, si no podemos solos busquemos ayuda en quien sea que pueda estar para nosotros, no tenemos a nadie busquemoslo. En esta existencia que tenemos habrá momentos oscuros y momentos brillantes, apeguemonos a lo brillante y aferremonos con amor a nuestros seres queridos y a la belleza que también hay y vale la pena. La vida es para valientes, pero por algo estamos vivos se peude encontrar esa fuerza. Espero que nadie lo tome a mal, es simplemente la opinión de alguien que pudo seguir tras ser paleado por esta vida y estuvo entre la espada y la pared ante un abandono de la misma.

    • responder Mari ,

      Creo q la muerte siempre es un tema que nos cuestiona, de diferentes maneras. El echo de q sea tan sorprendente y todos tratemos de dar una respuesta a eso, en donde en realidad faltó la palabra.
      Dicen q siempre hay una salida, pero cuando cada día se hace una batalla los caminos se acortan.

      • responder Alicia ,

        El suicidio: es un acto de cobardía? de coraje? de egoísmo? no lo sé, Lo que creo es que la persona que llega a ese extremo lo hace porque está en un estado de desesperación tan grande que lo único que desea es terminar con su dolor, y no piensa que puede haber otra solución a su problema. Los que no hemos pasado por eso, no podemos darnos cuenta cabalmente de lo que realmente significa el suicidio.

        • responder Beatriz Fagoaga ,

          Espero recibir información y poder participar de este movimiento. Gracias!

          • responder admin ,

            Estimada Beatriz, para recibir información puedes suscribirte a nuestro Newsletter, al pie de la página de inicio. Gracias por tu interés!
            Cordialmente,
            Webmaster – Vivir Agradecidos

          • responder cris ,

            Hay una frase que a mi parecer concluye este escrito es “El suicidio es una solución definitiva para un problema transitorio”

            • responder kathy schlossmacher ,

              Life and death are both mysteries and while I agree that suicidal ideation is a sign of the need for radical change, I often think that sometimes people lack the tools and resources to make that change. A grateful approach to life if nutured daily can make a difference. It can lead those enduring radical suffering to a different road. This is something that we need to model in behavior so it becomes second nature.

              • responder admin ,

                Tanto la vida como la muerte son un misterio, y mientras estoy de acuerdo con que la idea del suicidio denota la necesidad de un cambio radical, muchas veces pienso que hay quienes no cuentan con las herramientas necesarias para lograr dicho cambio. Encarar la vida desde la gratitud, alimentada diariamente, puede hacer una diferencia. Ella puede ayudar a quienes pasan por un sufrimiento radical a tomar otro camino. Necesitamos moldear esta actitud en nuestra conducta, de manera que se nos haga una segunda naturaleza.
                Thanks Kathy!

              • responder Mari ,

                Creo que es muy difícil para alguien que no haya transitado por una depresión el suicidio.
                Es el infierno mismo, no se puede pensar en un futuro cuando no sabés como vivir las próximas 3 horas.
                Es esclarecedera la opinión del Hno David. Creo que cuando una persona no desea vivir más, es que no desea vivir más de esa manera.
                ESTOY CONVENCIDA DE QUIEN SE SUICIDA AMA FERVIENTEMENTE LA VIDA, UN TIBIO NO LO HARÍA NUNCA, ES UNA PARADOJA

                • responder gachi ,

                  Me parece que todo calificativo respecto de la conducta ajena es inapropiado en si mismo.Suelo pensar que en ellos, puede estar el caldo último donde se apoya quien debate su sentido existencial.Es terrible imaginar ese momento en otro ser,es terrible que podamos estar cerca de alguien con ese sentir y no percatarlo por el esfuerzo que hace en ocultarlo,o evadirlo por no saber que hacer.Es terrible ocultar las ansiedades existenciales por el peso que esos calificativos logran tomar segun sea la situacion anímica.Se me figura aqui evidente la responsabilidad que cada uno tiene para consigo mismo y con el grupo al usar valoraciones ,costumbre de la que no podemos culparnos pero si decidir enfrentar,querer conocer ,ofreciendonos mejores percepciones.Estas(las valoraciones)en su libre albedrío son nuestra horca y quien sabe ,como operan y donde en los demás.Quien sufre adolece sobre todo de companía y comprension .La subjetividad que presupone esto solo nos deja la alternativa del respeto por ella. Nuestra responsabiliad está entonces en tratar de conocernos todos los dias un piquin mas,como decía Silvio en una de sus letras y ampliar la disposicion,hacia dentro y asi,hacia el grupo,acrecentando la benevolencia ,reconociendo nuestro mundo desconocido ,asi los otros y sus sufrires y en esa actitud tal vez,sin saberlo,estar ofertando algun alivio Anhelo,al fin.

                  • responder Nora ,

                    Es muy difícil, casi imposible tener conocimiento sobre los motivos, que pueden llevar a una persona al suicidio, sólo suposiciones. Aparentemente para algunos la Vida se nos torna muy difícil vivirla, tal vez un niño lastimado convive con nuestro yo adulto todo el tiempo, un dolor encarnado de no haber sido deseado, aceptado, tocado, amado persiste aún a pesar de todos los triunfos aparentes y de las sonrisas en nuestro rostro, y el tratar de parecer normales como aquellos para los cuales vivir es facil o al menos no tan trabajoso. No es valiente el que se suicida, es valiente aquel que elije vivir en este mundo mucha veces hostil, donde casi nada tiene sentido!!! Hay que dárselo.

                    • responder Raúl ,

                      creo que la respuesta:
                      “se dio cuenta de que su vida no podía continuar de esa manera, pero no compendió de qué manera debía poner fin a esa vida”
                      se acerca bastante a lo que uno pasa por ese momento, en definitiva es eso, un cambio, un hastío por lo que esta pasando, lo único que desea es darle un corte. Pero a veces cuesta mucho darse cuenta de cual es el camino correcto, por miedo, cansancio, y quízas que otras cosas más…
                      Es muy lamentable que una persona se suicide…es lamentable dejar de vivir..

                      • responder Ana ,

                        creo que hay poco màs que agregar a lo dicho salvo la propia impresiòn que deja el hecho. Coincido con el gran respeto por la vida o la muerte del otro y sus decisiones sonre ellas, y tambièn la comprensiòn compasiva hacia estados lìmite que mueven a resoluciones a veces incomprensibles. Son incomprensibles porque el deseo interno y profundo es que las personas “vivan” y “vivan felices” y que si no son felices que puedan transformar la infelicidad en crecimiento, Lo que rescato màs importante en este momento es que, como dice el enunciado, hago una reverencia hacia el gran misterio que cada ser humano representa.
                        Gracias.

                        Dejar un comentario