English   |     Deutsch   |     Português   

¡Conviértete en lo que deseas!

¿De qué depende que este nuevo año sea un buen año? El yogui Paramahansa Yogananda afirma que en gran medida depende de nosotros mismos y de la fidelidad a nuestros propósitos.


Paramahansa Yogananda (1893 – 1952) fue un yogui y gurú hindú, propagador del yoga en Occidente. Introdujo a muchos en la práctica de la meditación y en el conocimiento de la filosofía de Oriente. Su libro Autobiografía de un Yogui es considerado una de las más importantes obras de espiritualidad de todos los tiempos, y ha sido traducido a 45 idiomas. Las siguientes citas pertenecen a una charla impartida en la víspera del año nuevo de 1934 por Paramahansa Yogananda en la Sede Internacional de la sociedad por él fundada, la Self-Realization Fellowship (Fraternidad para la Auto-Realización).

Adopta nuevas determinaciones sobre lo que planeas hacer y aquello en lo cual deseas convertirte en el año que se inicia. Establece un programa para ti, llévalo a cabo, y comprobarás que eres mucho más feliz. Si abandonas tu plan de crecimiento, significará que se ha paralizado tu voluntad. No tienes mayor amigo o enemigo que tú mismo: si actúas para tu propio bien, alcanzarás tus metas. No existe ninguna ley que te impida ser lo que tú deseas o lograr lo que anhelas. Ningún contratiempo puede afectarte, a menos que tú lo permitas.

Que nada debilite tu convicción de que eres capaz de convertirte en lo que deseas. Nadie obstruirá tu camino a menos que tú mismo lo hagas. No hacer uso de la voluntad significa permanecer inerte como una piedra, ser un objeto inanimado, un ser humano inepto.

Que nada debilite tu convicción de que eres capaz de convertirte en lo que deseas. Atraviesa los portales del nuevo año con renovadas esperanzas.
El pensamiento constructivo, a semejanza de un gran faro oculto, te mostrará infaliblemente el camino hacia el éxito. Siempre encontrarás la forma de lograrlo si reflexionas lo suficiente. Las personas que desisten de sus propósitos después de un breve lapso opacan su poder de reflexión. A fin de lograr tu objetivo, debes esforzarte al máximo por emplear tu capacidad de reflexión, hasta que se torne lo suficientemente luminosa como para revelarte el camino hacia tu meta.

Los malos hábitos son los peores enemigos que puedas tener, porque te castigan y te impulsan a realizar actividades que no deseas, y luego te abandonan para que sufras las consecuencias. Debes desechar los malos hábitos y dejarlos atrás conforme avances en la vida. Cada día debería suponer una transición desde los viejos hábitos hacia hábitos mejores. En este año que inicia, toma la firme decisión de mantener sólo los hábitos que contribuyan a tu verdadero bien.

No te reduzcas a la pequeñez del egoísmo. Incluye a los demás en tus logros y en tu felicidad; de ese modo estarás llevando a cabo el plan divino. Siempre que pienses en ti, recuerda también a los demás. Cuando busques la paz, piensa en aquellos que la necesitan. Si haces todo cuanto se encuentre a tu alcance para lograr la felicidad del prójimo, sabrás que estás complaciendo a Dios.

Jamás pierdas el valor, y sonríe siempre. Que tu sonrisa surja del corazón y esté en completa armonía con la sonrisa de tu rostro. Si tu cuerpo, mente y alma reflejan la sonrisa que proviene de tu paz interior, podrás derramar sonrisas dondequiera que vayas.

Rodéate siempre de personas que te inspiren y eleven tu nivel espiritual. No permitas que las malas compañías envenenen tus resoluciones ni tu pensamiento positivo.

Atraviesa los portales del nuevo año con renovadas esperanzas. Recuerda que eres hijo de Dios. ¿A qué habrías de temer? Sean cuales sean las experiencias que hayas de afrontar, debes tener la certeza de que es Dios mismo quien te las envía; y debes conquistar exitosamente esos desafíos de la vida diaria. Ahí reside tu victoria.


También te puede interesar:

Para comprometernos a vivir agradecidos

Todos podemos hacer nuestra esta promesa que escribiera el hermano David para comprometerse a vivir todo lo que la gratitud implica.


Saber despedir, saber bienvenir

El año nuevo es ocasión para soltar aquello que debemos soltar, así como también parar recibir lo que la vida nos depara.


Plegaria

¿Qué deseamos para el año que está por comenzar? La autora expresa los anhelos más profundos del ser humano en esta invocación.


Dejar un comentario