English   |     Deutsch   |     Português   

De todas maneras

Que estas palabras del escritor Kent M. Keith muy apreciadas por la Madre Teresa nos inspiren también a nosotros a amar, a construir, a ayudar… de todas maneras.


Ama de todas maneras… Construye de todas maneras… Haz el bien de todas maneras. “Los Mandamientos Paradójicos” (o simplemente “De todas maneras”, como se lo conoce al texto) es un escrito de Kent M. Keith (n. 1949). El texto era muy apreciado por la Madre Teresa, quien lo colocó en una pared de un hogar para niños que sus misioneras tienen en Calcuta; de allí que frecuentemente haya sido atribuido a ella. Keith escribió estos Mandamientos cuando tenía 19 años, dedicado a sus compañeros de la universidad de Harvard. Que estas palabras nos inspiren también a nosotros a amar, a construir, a ayudar… de todas maneras.


Las personas son ilógicas, irracionales y centradas en sí mismas. Ámalas de todas maneras.
Si haces el bien, te acusarán de tener motivos egoístas. Haz el bien de todas maneras.
Si tienes éxito, ganarás falsos amigos y verdaderos enemigos. Ten éxito de todas maneras.
El bien que hagas hoy será olvidado mañana. Haz el bien de todas maneras.
La honestidad y la franqueza te hacen vulnerable. Sé honesto y franco de todas maneras.
Hombres y mujeres de grandes ideales pueden ser derribados por personas con mentes estrechas. Piensa en grande de todas maneras.
La gente está a favor de los más débiles pero sigue a los más fuertes. Lucha por los más débiles de todas maneras.
Lo que te tomó años en construir puede ser destruido en un momento. Construye de todas maneras.
Las personas realmente necesitan ayuda, pero pueden atacarte si lo haces. Ayúdalas de todas maneras.
Dale al mundo lo mejor de ti mismo, y en respuesta probablemente saldrás herido. Dale al mundo lo mejor de ti mismo, de todas maneras.

También te puede interesar:
  • El Sembrador

    La generosidad desinterasada ilustrada en un hermoso poema de Marcos Rafael Blanco Belmonte.

  • Dador de todos los bienes

    El hermano David nos invita a imitar la generosidad divina, compartiendo con los más necesitados.

  • Un obsequio

    “De su parte significaba consideración, tiempo y esfuerzo, sin ninguna posibilidad de recompensa”.

  • responder José Lopez Gómez ,

    En la vida hay que estar en paz con Dios, con el prójimo y con uno mismo. Y para que suceda esta trilogía la única condición es tener amor en el corazón para entregar. El secreto es AMAR.

    • responder Agustina ,

      De todas maneras no es necesario dejar un comentario

      Dejar un comentario