English   |     Deutsch   |     Português   

Denles ustedes de comer

hugo-100x78

La multiplicación de los panes nos llama responder a las palabras de Jesús: “Denles ustedes de comer”. “Se trata de realizar el milagro más humilde y cristiano, el que todos estamos llamados a realizar: el de hacer presente a Dios en cada pan que partimos y compartimos, el de llevarlo hacia cada hambre al que acudimos”.

Evangelio según San Juan (6, 1-15)
Después de esto, Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos. Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: «¿Dónde compraremos pan para darles de comer?». Él decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: «Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan». Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: «Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?». Jesús le respondió: «Háganlos sentar». Había mucho pasto en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los pescados, dándoles todo lo que quisieron. Cuando todos quedaron satisfechos, Jesús dijo a sus discípulos: «Recojan los pedazos que sobran, para que no se pierda nada». Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos que sobraron de los cinco panes de cebada. Al ver el signo que Jesús acababa de hacer, la gente decía: «Este es, verdaderamente, el Profeta que debe venir al mundo». Jesús, sabiendo que querían apoderarse de él para hacerlo rey, se retiró otra vez solo a la montaña.

denles-ustedes-de-comer

En Jesús la palabra vuelve a ser lo que fue en Dios:
no son palabras que nombran o dicen,
son palabas que crean:
son vida, la vida que dan.

Hay palabras suyas que resucitan muertos,
otras que hacen que los ciegos vean y los paralíticos caminen,
y, sobre todo,
las hay que enseñan a vivir,
que revelan el corazón de Dios,
que nos llaman a latirlo.

Las de hoy son menos espectaculares; milagrosas sí,
pero cotidianas,
son simples como el pan, humanas como el hambre,
insoslayables como la realidad.

Reales como el hambre que nos hermana o que nos separa,
el pan por el que nos peleamos y dividimos
o el pan por el que nos sacrificamos,
compartimos y nos santificamos.

Jesús camina, camina y atrae, la gente lo busca,
porque lo busca lo encuentra.
Jesús no atrae para retener;
también él busca, busca para dar,
nos busca para que nos demos,
para seguir en nosotros dándose él.

La escena no muestra ningún choque, ninguna tensión:
la gente y Jesús se pertenecen,
ellos llevan su enfermedad,
Jesús trae su compasión:
ambos se encuentran y ese encuentro es curación.

Jesús va a lo alto de una montaña,
sube a la altura que lo acerca al Padre,
pero para volver a bajar hacia los hombres a los que mira Dios.

Los apóstoles, una vez más, como nosotros,
son realistas: calculan.

Entre Jesús y su palabra,
su palabra obrando, curando,
parece interponerse la realidad más real:
la comida, la necesidad.

El cristianismo no comienza con la caridad,
comienza con la justicia:
es el reconocimiento, en primer lugar,
del hambre del otro;
es, en primer lugar,
hacerme cargo de ese hambre.

Entre lo espiritual y lo material, la materia se impone:
lo urgente es hambre,
es el hambre de las masas de antes y de ahora:
es la realidad de siempre,
es lo humano.

Jesús, que vino a que todos y todo sea uno,
Jesús en quien lo divino del hombre
y lo humano de Dios no se dividen,
él, que vino a reunirnos,
no separa lo material de lo espiritual,
el cuerpo del alma,
el pan de la salvación.

Lo material sin lo espiritual es, cuanto más,
humanismo, política o asistencia social.
Lo espiritual,
sin lo material, es ilusión y vacío,
ideología o justificación para seguir aferrando la propia posesión,
justificar la propia avaricia.

No otra dialéctica plasma lo que nos reúne aquí,
lo que es y simboliza la eucaristía.

Si no hay pan material, el pan concreto,
el pan que ofrecemos al altar, el que voy a consagrar,
no habría eucaristía, no acontecería el cuerpo de Dios.

Y no solo el pan y su símbolo,
también el otro y su realidad,
el hermano sin el cual no puede haber comunidad
la comunidad sin la cual no puede haber comunión con Dios.

Jesús nos dice algo tan directo como insoslayable:
“dadle vosotros de comer”.

Se trata de realizar el milagro más humilde y cristiano,
el que todos estamos llamados a realizar:
el de hacer presente a Dios en cada pan que partimos y compartimos,
el de llevarlo hacia cada hambre al que acudimos,
el de salvarnos en cada pedazo de pan que al darlo nos transcendemos.


Hugo Mujica estudió Bellas Artes, Filosofía, Antropología Filosófica y Teología. Tiene publicados más de veinte libros y numerosas antologías personales editadas en quince países; alguno de sus libros han sido publicados en inglés, francés, italiano, griego, portugués, búlgaro y esloveno.

www.hugomujica.com.ar

Dejar un comentario