English   |     Deutsch   |     Português   

Jesús y el Mahatma Gandhi

Compartimos el testimonio que Louis Fischer dejó plasmado acerca del pensamiento de Gandhi sobre la figura de Jesús y sobre el cristianismo. “Gandhi amaba a Jesús, al punto que los fanáticos hindúes lo acusaban de ser un cristiano en secreto”.


mahatma-gandhi

Entre los que iban a sentarse a los pies de Gandhi figuraban misioneros cristianos. Gandhi amaba a Jesús, al punto que los fanáticos hindúes lo acusaban de ser un cristiano en secreto. Él consideraba esto “tanto una calumnia como un cumplido… Una calumnia porque hay hombres que me creen capaz de ser algo en secreto… y un cumplido porque así reconocen, de mala gana, mi capacidad de apreciar las bellezas del cristianismo”.

Siempre tolerante e imparcial, Gandhi dudaba de que solo los sagrados Vedas hindúes fuesen el verbo revelado por Dios. “¿Por qué no también la Biblia y el Corán?”, preguntaba.

En 1942, cuando me hospedaba en su casa, noté el único adorno que había sobre las paredes de barro de su pequeña cabaña: una estampa en blanco y negro de Jesús, bajo la cual estaban escritas las palabras “Él es nuestra paz”.
Lo fastidiaba la rivalidad existente entre las religiones.
En 1942, cuando me hospedaba en su casa, noté el único adorno que había sobre las paredes de barro de su pequeña cabaña: una estampa en blanco y negro de Jesús, bajo la cual estaban escritas las palabras “Él es nuestra paz”. Le pregunté qué significaba eso, ya que él no era cristiano. “Soy cristiano, hindú, musulmán, y judío”, me respondió Gandhi. Estas palabras hacían de él un cristiano mejor que muchos cristianos.

Gandhi planteaba un problema desconcertante a los teólogos cristianos de la India: él, un hindú, era la persona que más se parecía a Jesús en el mundo. “Y, así, a uno de los hombres más cristianos de la historia no se lo llamaba cristiano”, comentó el doctor Stanley Jones, un destacado misionero norteamericano que pasó muchos años en la India y muchas horas en estrecha relación con Gandhi. “Dios usa muchos instrumentos, y Él puede haber usado al Mahatma Gandhi para cristianizar a la cristiandad no cristiana”.

El mensaje de Gandhi a los cristianos de todo el mundo era que el hombre del siglo XX bien puede ser un cristiano. S. K. George, un cristiano sirio de la India y disertante del Bishop’s College de Calcuta, escribió un libro titulado “El desafío de Gandhi al Cristianismo” y dedicó la obra “Al Mahatma Gandhi, quien hizo que Jesús y su mensaje fueran reales para mí”. El reverendo K. Matthew Simon, de la Iglesia Cristiana Siria Malabar de la India, dijo de Gandhi: “Fue su vida lo que me demostró, más que nada, que el cristianismo es una religión practicable incluso en el siglo XX”.

gandhi fischer
Louis Fischer entrevistando a Gandhi

Durante muchos años de tierna amistad, Charles Freer Andrews, el misionero inglés y Gandhi, se hicieron tan íntimos que el Mahatma dijo de él: “Es algo más que un hermano para mí”. Gandhi lo llamaba “Charlie” y Andrews lo llamaba “Mohan”. “No creo que pueda sentir por alguien más afecto que el que siento por el señor Andrews”, escribió Gandhi. El santo hindú no encontraba ningún espíritu más afín que Andrews, el cristiano; el misionero cristiano no hallaba un mejor cristiano que Gandhi, el hindú.

En Sudáfrica, por un momento, Gandhi pensó en hacerse cristiano. Pero había preguntas que no hallaban una respuesta satisfactoria. “Por qué, les preguntaba Gandhi a los cristianos que procuraban convertirlo, Dios tuvo un solo hijo? Si tiene uno… ¿por qué no puede tener otro? En el hinduismo hay muchas encarnaciones humanas del Todopoderoso. ¿Por qué solo se podía ir al paraíso y hallar la salvación como cristiano? ¿Les estaba reservado el paraíso a los cristianos? ¿Era cristiano Dios?

“Creo que, en el otro mundo, no hay hindúes ni cristianos ni musulmanes”, dijo, años después, ya en la India. También en Sabarmati y en Sevagram, los misioneros que se sentaban en el suelo en su cabaña trataron de convertirlo al cristianismo. (Pero… ¿para qué enrolar a un santo en una iglesia?)

En esos seminarios, Gandhi solía reprender a los misioneros porque hacían cristianos a los hindúes hambrientos a quienes daban de comer y a los hindúes enfermos a quienes curaban. “Hagan de nosotros hindúes mejores”, decía.

“Hemos descubierto los misterios del átomo, pero hemos olvidado al mismo tiempo el Sermón de la Montaña”.
Finalmente, aceptó a Jesús, pero rechazó el cristianismo. Formuló su doctrina con mucha claridad en la Asociación Cristiana de Jóvenes de Colombo, Ceilán, en 1927: “Si solo tuviera que afrontar entonces el Sermón de la Montaña y mi propia interpretación de él, yo no vacilaría en decir ‘Oh, sí, soy cristiano’. Pero, en un sentido negativo, puedo decirles que gran parte de lo que sucede en el cristianismo es una negación del Sermón de la Montaña”.

En 1946 le sugerí que él debería predicar la paz a Occidente. “¿Por qué necesita Occidente que yo le diga que dos más dos son cuatro?”, me respondió. Aparentemente, el cerebro occidental ha captado esta aritmética, pero la conciencia y el corazón occidentales no pueden deducir de ella las consecuencias prácticas. De ahí las críticas de Gandhi al mundo cristiano. De todos modos, tampoco había en él ceguera ante los defectos de la India.

“Aquí tengo labor pendiente aún”, afirmó al discutir una visita a Occidente. “Tenemos demasiados hombres de ciencia, y muy pocos hombres de Dios. Hemos descubierto los misterios del átomo, pero hemos olvidado al mismo tiempo el Sermón de la Montaña”.

Tomado del capítulo “Jesús y el Mahatma Gandhi”, del libro “Gandhi”, de Louis Fischer, Editorial Javier Vergara, 1983.


  • responder Marta Langier ,

    No hay desperdicio en este texto

    • responder Valcrei Marcos gouveia ,

      Simplemente maravilloso…

      • responder Pilar ,

        Siempre he admirado a Mahatma.persona excepcional

        Dejar un comentario