English   |     Deutsch   |     Português   

La llave de la felicidad

Bajo este título presenta la revista Vida Nueva al libro del hermano David Steindl-Rast “La gratitud, corazón de la plegaria”. Recientemente, la editorial Mensajero ha publicado en español esta obra del hermano David para los lectores hispanoparlantes de Europa. Compartimos a continuación la recensión hecha para dicha revista por Fernando Cordero, de la Congregación de los Sagrados Corazones.


gratitud mensajero 1

David Steindl-Rast (Viena, 1926) ha sido uno de los primeros católicos en participar en el diálogo budista-cristiano. Benedictino desde 1953 en el monasterio de Mount Saviour (Nueva York), organiza su tiempo entre períodos como ermitaño e impartiendo conferencias por todo el mundo. Podemos también percibir su entusiasmo visitando www.gratefulness.org y en sus videos en YouTube. En 1984 vio por vez primera la luz este libro, del que se han hecho diferentes ediciones hasta la presente de Mensajero.

Uno de sus temas preferidos, es la gratitud como condición para alcanzar la felicidad, y las dificultades para ser agradecidos en el mundo actual.

En el prólogo, su amigo Henri J. M. Nouwen expresa “su habilidad en transformar las palabras viejas en palabras nuevas”. A través de los ocho capítulos, va desgranando el sentido de la gratitud usando términos tradicionales de la espiritualidad cristiana en los que descubre un contenido y una interpretación atractiva para desarrollar, con los ojos abiertos, una vida en plenitud.

Su manera de contar es muy amena, dejándose acompañar, por algunos santos, pasajes bíblicos y piezas musicales.

En el primer capítulo, hallamos el punto de partida con la sorpresa, para vislumbrar con asombro que todo es gratuito. En el segundo deja claro que hablar de corazón es sinónimo de plenitud, implícita en la actitud orante y en la gratitud. La relación entre oración y oraciones articula el capítulo tercero, subrayando que orar es vivir en gratitud. El cuarto capítulo, donde desarrolla los conceptos de contemplación y ocio, nos deja la diferencia entre el corazón y los demás músculos: nunca se cansa porque su estructura incluye una fase de reposo en cada latido.

De los capítulos quinto al séptimo ahonda en la fe, la esperanza y la caridad y en cómo aprender a vivir en gratitud a través de ellas. Desenmascara algunas formas erróneas de interpretar estas virtudes. Por último, dedica el capítulo octavo a la plenitud y al vacío de sí mismo. Ahí incluye varias palabras clave, fundamentales en este libro, para saborearlas en silencio. Me quedo con la última: “cero”. Explica el hermano David: “El cero equivale a nada, pero, agregándolo a otro número, lo multiplica por decenas, por cientos, por miles. La gratitud le da plenitud a la vida sin añadirle nada”.

Fernando Cordero, SS.CC.

Artículo aparecido en la revista Vida Nueva n° 2.899, del 5 de septiembre de 2014.

 

Dejar un comentario