Quiénes somos | Artículos | Actividades

Un llamado a cuidar la Amazonia

Del 6 al 27 de octubre tiene lugar en el Vaticano el Síndo para la Amazonia. Una búsqueda de una «ecología integral» que escuche «el clamor de la tierra y de los pobres».


El pasado 6 de octubre el papa Francisco inauguró el sínodo de los obispos para la región panamazónica, advirtiendo sobre el peligro de la «avidez de los nuevos colonialismos», culpable de los recientes incendios en uno de los pulmones del planeta.

Unos 87.000 indígenas amazónicos fueron consultados sobre las principales amenazas que pesan sobre sus comunidades, acechadas por quienes codician el petróleo, el gas, la madera y el oro.
«Cuando los pueblos y las culturas se devoran sin amor y sin respeto, no es el fuego de Dios, sino del mundo», dijo Francisco, que con este sínodo, que durará hasta el 27 de octubre, puso sobre el tapete una riquísima zona de casi 8 millones de kilómetros cuadrados que comparten 9 países, que se encuentra bajo riesgo. Allí viven 33 millones de personas, entre ellos 3 millones de indígenas olvidados, pertenecientes a 390 grupos diversos, amenazados no solo por los devastadores efectos del cambio climático, sino también por una salvaje explotación de sus recursos natuales.

En este sentido, el cardenal brasileño Claudio Hummes, relator general de esta asamblea, afirmó: «El sínodo tendrá que indicar caminos y soluciones, y no solo denunciar el mal que aflige al Amazonas. Estamos hablando de una cuestión que es una crisis mundial, una crisis grave y urgente, como dicen los científicos, y es necesario hacerlo hoy, porque más tarde será demasiado tarde».

En su intervención, Hummes explicó que en el Sínodo se hablará de la crisis climática, la crisis ecológica como resultado de la degradación, la contaminación, depredación y devastación del planeta, especialmente en la Amazonia, y la creciente crisis social de una pobreza que afecta especialmente a indígenas, ribereños, pequeños agricultores y aquellos que viven en las afueras de las ciudades amazónicas.

Unos 87.000 indígenas amazónicos fueron consultados sobre las principales amenazas que pesan sobre sus comunidades, acechadas por quienes codician el petróleo, el gas, la madera y el oro. Con ese debate histórico, el papa Francisco quiere dar una respuesta que llama «la ecología integral», que tiene en cuenta «el clamor de la tierra y de los pobres».

Participan 113 obispos provenientes de la región Panamazónica, que ocupa un territorio de nueve países: Guyana Francesa, República de Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Bolivia y Perú. Además participan 12 invitados especiales, entre ellos el ex secretario general de la ONU Ban Ki-Moon.

Puedes visitar la página oficial del sínodo aquí.

También te puede interesar:

Por qué necesitamos la Amazonia

La selva amazónica cumple un rol de suma importancia en la preservación de la vida en nuestro planeta.


Cuidemos nuestra casa

Carta Laudato Si (“Alabado seas”) sobre el cuidado de la Tierra, nuestra casa común.


Ecología espiritual

Ecología y espiritualidad se complementan mutuamente.


Dejar un comentario