Hugo Mujica

Reinar sirviendo

Hugo Mujica

Jesús reinó desde la fragilidad de la carne, desde el riesgo de la cercanía, atestiguando que el verdadero poder es el servicio.
Continuar leyendo

Búsqueda mutua y liberación

Hugo Mujica

Dios busca al hombre, el hombre busca a Dios. Del encuentro nace la liberación humana: Dios nos libera del encierro egoísta, “entra para sacarnos, para librarnos, para desde nosotros entrar en los demás”.
Continuar leyendo

Desnudos ante Dios

Hugo Mujica

Una imagen que «nos sitúa en la soledad de cada hombre en la soledad de Dios». El peligro de hacer de Dios un simple espejo donde nos miramos a nosotros mismos.
Continuar leyendo

Perseverancia y oración

Hugo Mujica

«Perseverar, insistir en la oración, es insistir en que nuestra vida se mantenga abierta a Dios, no se cierre a los otros, no se cierre sobre nosotros mismos».
Continuar leyendo

Ser capaces de ver

Hugo Mujica

El rico de la parábola nunca le negó limosna a Lázaro: simplemente nunca lo tuvo en cuenta. El desafío es ser capaces de ver aquello que «solo la compasión y la misericordia tienen ojos para ver».
Continuar leyendo

Los dos hijos

Hugo Mujica

La parábola del hijo pródigo marca el contraste entre quien confía en sus propios méritos y quien reconociendo su nada confía en Dios.
Continuar leyendo

División

Hugo Mujica

¿Es posible entender a la división como algo positivo? La pasión por Dios y por la humanidad debería sacudir nuestro conformismo y movernos a una postura más radical ante la vida.
Continuar leyendo

Tu tesoro, tu corazón

Hugo Mujica

Detrás de la búsqueda de posesiones materiales se esconde la verdadera sed humana: la búsqueda de aceptación y de amor. “Solo hay una cosa de valor para un ser humano: otro ser humano”.
Continuar leyendo

Vacío y plenitud

Hugo Mujica

Un granero lleno de lo que cuenta, pero vacío de lo que vale. Llenarse de cosas es estar interiormente vacío. Vaciarse de sí es hacer lugar para los otros, es llenar el alma.
Continuar leyendo

Diálogo entre dos abismos

Hugo Mujica

Entre la plenitud divina y la finitud humana, la palabra que franquea ese abismo es Padre, y el confiado lenguaje de la esperanza es la oración.
Continuar leyendo