Hugo Mujica – Reflexiones sobre el evangelio dominical

Compartimos aquí las reflexiones de Hugo Mujica sobre el evangelio dominical.

 

División

División

¿Es posible entender a la división como algo positivo? La pasión por Dios y por la humanidad debería sacudir nuestro conformismo y movernos a una postura más radical ante la vida.
Tu tesoro, tu corazón

Tu tesoro, tu corazón

Detrás de la búsqueda de posesiones materiales se esconde la verdadera sed humana: la búsqueda de aceptación y de amor. “Solo hay una cosa de valor para un ser humano: otro ser humano”.
Vacío y plenitud

Vacío y plenitud

Un granero lleno de lo que cuenta, pero vacío de lo que vale. Llenarse de cosas es estar interiormente vacío. Vaciarse de sí es hacer lugar para los otros, es llenar el alma.
Diálogo entre dos abismos

Diálogo entre dos abismos

Entre la plenitud divina y la finitud humana, la palabra que franquea ese abismo es Padre, y el confiado lenguaje de la esperanza es la oración.
Reunir

Reunir

Marta y María representan realidades que estamos llamados a reunir: «No hay palabra por un lado y acto por otro, tierra por un lado y cielo por otro, Dios por un lado y hombre por otro».
El buen samaritano

El buen samaritano

El buen samaritano, alguien que está más allá de la ley y de la religión, encarna el gesto más humano: el de la solidaridad incondicional.
Misión: despojo y entrega

Misión: despojo y entrega

La misión cristiana es “breve como la verdad, despojada como la pobreza, apoyada en su palabra como la esperanza, desnuda de cualquier y todo poder”.
Vida que no se detiene

Vida que no se detiene

«El seguimiento es la mayor gracia que se nos ofrece, la de un camino que es horizonte, que no termina, que se abre en cada paso, más allá de cualquier aquí».
Alimento y celebración

Alimento y celebración

Celebramos la presencia divina en el pan, «que nos reúne en la medida en que cada uno se acerca y abre a los otros, en la medida en que cada pan que partimos lo repartimos también con los demás».
A imagen de la Trinidad

A imagen de la Trinidad

El hombre recibe recibe el Ser, se abre al mundo, y entra en comunión con los demás seres. Así, el ser humano es imagen de la Trinidad, «revelación del hombre, de lo que cada uno de nosotros está llamado a ser”.
Aliento de Vida

Aliento de Vida

“El Espíritu Santo es la posibilidad de que Dios siga siendo para nosotros vida y no memoria, esperanza y no nostalgia, sorpresa y no costumbre, acontecimiento y no repetición”.
La esperanza más humana

La esperanza más humana

La ascensión simboliza el cumplimiento de los deseos más profundos del hombre: “Nuestra corporeidad, la historia hecha huellas en nuestro rostro, la vida cargada en nuestras espaldas, todo eso entrará en el cielo”.

Te invitamos a compartir tus reflexiones: