Hugo Mujica – Reflexiones sobre el evangelio dominical

Compartimos aquí las reflexiones de Hugo Mujica sobre el evangelio dominical.

 

Palabra y silencio

Palabra y silencio

La palabra divina se escucha en el silencio, haciéndose vida cuando la trasmitimos a los demás, especialmente a aquellos que, por no tener voz propia, viven en el siencio.
Amar nos libera

Amar nos libera

Amar nos libera porque nos saca del encerrarnos en nosotros mismos. Tememos amar por temor a ser heridos; sin embargo, mayor herida es la soledad de quien no se arriesga a amar.
Noche y amanecer

Noche y amanecer

La noche del volver atrás, del cansancio, de la falta de entrega y el amanecer del amor: “Aún sin creer, todo hombre sabe que sólo el amor es digno de fe, que sólo el amor encarnado es ya vida, nacimiento y resurrección”.
El destino de nuestras heridas

El destino de nuestras heridas

Dios se muestra herido para recordarnos el destino de nuestras heridas, y para que lo descubramos al tocar con nuestras manos las heridas del prójimo.
Nuestras opciones

Nuestras opciones

«Cada uno somos la suma de opciones que asumimos o descartamos ante la invitación de la vida… las opciones que fueron labrando un destino tan original como irrepetible: el de nuestra identidad».
Transparencia y plenitud

Transparencia y plenitud

La mancha y la falta son imágenes utilizadas para recordarnos que siempre estamos en camino hacia el ideal, hacia nuestra transparencia y plenitud humanas.
Nostalgia y temor

Nostalgia y temor

Los valores que nos hacen plenamente humanos suscitan en nosotros un deseo y a la vez un rechazo: añoramos el bien, pero tememos lo que implica alcanzarlo.
Palabra y plenitud

Palabra y plenitud

Si la palabra ilumina el sentido a las cosas, la Palabra divina ilumina el sentido de la vida: llama a la plenitud, al don de sí.
Nacimiento de la esperanza

Nacimiento de la esperanza

«Navidad nos dice que no se trata de negar la carne, sino que se trata de encarnar el alma, de hacerla historia, gesto humano, caricia de Dios sobre toda llaga, misericordia sobre cada dolor».
Reinar sirviendo

Reinar sirviendo

Jesús reinó desde la fragilidad de la carne, desde el riesgo de la cercanía, y nos invita a reinar sirviendo, como reinó él, despojándonos de todo poder, como se despojó él.
Amar es trascenderse

Amar es trascenderse

Hugo Mujica reflexiona sobre la triple dimensión del amor: «Amarse a uno mismo es amar a Dios y al semejante, porque amar es lo más propio uno mismo: es trascenderse».
Un Dios tangible

Un Dios tangible

En Jesús, la imagen teológica del Dios distante, inconmovible, motor inmóvil, omnipotente y omnisciente, parece no responder a ese Dios que se deja tocar, se deja conmover por nuestro dolor.

Te invitamos a compartir tus reflexiones: