La única belleza perdurable es la belleza del corazón.

Rumi