Dar produce más felicidad que recibir, ya que en el acto de dar está la expresión de mi vitalidad.

Erich Fromm