El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.

Séneca