La ira es señal de debilidad más que de fortaleza.

Dalai Lama