Tengámosle paciencia a todo, especialmente a nosotros mismos.

—Francisco de Sales