Si exagerásemos nuestras alegrías como lo hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia.

Anatole France