Resignificar la espiritualidad

RESIGNIFICAR LA ESPIRITUALIDAD
Slider

Suele entenderse a la espiritualidad como un conjunto de prácticas religiosas. Sin embargo, es algo mucho más profundo: la palabra “espiritualidad” proviene del latín spiritus, que significa “aliento de vida”. Por lo tanto, la espiritualidad nos habla de nuestra relación con la Vida, de nuestro “estar vivos”.

Nuestro despertar a la vida nos conducirá a la Fuente de la Vida, a aquella Realidad Última a la que llamamos Dios. Una persona espiritual es una persona plenamente viva y abierta a la trascendencia.

“¿Es usted espiritual pero no religioso?” pregunta Ken Wilber en una de sus obras. Muchos hoy responden que sí. Muchas personas profundamente espirituales no encuentran un eco a sus inquietudes en las instituciones religiosas. “Muchos que no se identifican con ninguna religión organizada, están a menudo profundamente arraigados en experiencias espirituales” (David Steindl-Rast).

El desafío de resignificar la espiritualidad consiste, por un lado, en rescatar la trascendencia y ofrecerla a un mundo que aún busca sediento el sentido de la vida, y por otro lado en devolverle a las instituciones religiosas aquella vitalidad inicial que las haga espejos de lo divino. “Es nuestra responsabilidad hacer que nuestras religiones vuelvan a ser religiosas” (David Steindl-Rast).

 

La fe y el camino

La fe y el camino

La vida espiritual comienza cuando la vida misma nos pone ante el desafío de aferrarnos a lo conocido, o lanzarnos a lo desconocido. Esa confianza valiente que nos hace avanzar hacia lo desconocido, que nos
Espíritu vivificante

Espíritu vivificante

Celebrar Pentecostés es reconocer la presencia del Espíritu de Dios, que le da vida a nuestra vida: “El Espíritu Santo es la vitalidad de la vida, de la exsitencia, de la fe: es la posibilidad
El precio de la plenitud

El precio de la plenitud

La plenitud espiritual (llámese santidad, iluminación, nirvana, según las distintas tradiciones) no es auténtica si ella no incluye una entrega a los demás. El ascenso de la iluminación exige el descenso de la compasión. “Sabemos
Dos caminos, una verdad

Dos caminos, una verdad

Segunda parte del artículo «¿Podemos recuperar lo sagrado?» Históricamente se han dado dos formas de búsqueda de lo sagrado: la espiritualidad ascendente, que busca elevarse por encima de lo material y mundano, y la descendente,
¿Podemos recuperar lo sagrado?

¿Podemos recuperar lo sagrado?

Pese a los intentos del racionalismo, nuestra conciencia no deja de atestiguar la presencia del misterio. “Ante la intuición de lo divino, nos sentimos pequeños y a la vez gigantes, porque se desvanece la sensación
La espiritualidad aquí, en la tierra

La espiritualidad aquí, en la tierra

¿Puede ser espiritual alguien que no profesa una fe religiosa? ¿Puede la espiritualidad encontrarse en la cotidianeidad de las cosas que nos rodean? Frente a búsquedas que plantean un ascenso hacia lo espiritual que va
Los riesgos del «bypass espiritual»

Los riesgos del «bypass espiritual»

Corremos el riesgo de recurrir a la espiritualidad para solucionar problemas que son de otra índole (cognitivos, psicológicos, hasta corporales). Hacerlo es buscar la salida fácil, es tomar un atajo hacia una falsa santidad en
La sonrisa interior

La sonrisa interior

Fabiana Fondevila nos invita a despertar a esos momentos en que nos conectamos con nuestro ser más profundo, en el que todos somos uno. «El gozo de la sonrisa interior tiene el sabor de lo
Entrevista al hemano David

Entrevista al hemano David

Ofrecemos una entrevista al hemano David realizada por Fabiana Fondevila y Virginia Gawel durante su visita a la Argentina en julio de 2013. Interrogado acerca de la existencia de Dios, del porqué del sufrimiento, de la
El origen de las religiones

El origen de las religiones

El origen de las religiones es la experiencia religiosa. La doctrina, la moral y la liturgia son los modos en que, respectivamente, nuestra inteligencia, nuestra voluntad y nuestros sentimientos intentan expresar esa experiencia.
Aliento dentro de cada aliento

Aliento dentro de cada aliento

El Espíritu Santo es «aliento de vida, vitalidad, aliento dentro de cada aliento. Esta llama interior aviva nuestro anhelo del Ser Último y nos da fuerzas para servir a otros», dice el Hermano David Steindl-Rast
Esa hondura sin fondo

Esa hondura sin fondo

Santiago Candusso sostiene que no debemos olvidar que, paradójicamente, la religión trata de decir lo indecible, y religarnos con el Misterio que siempre estará más allá de nuestra comprensión.