Blog

Tiempos de COVID-19

La gratitud nos muestra el camino medio entre el pánico y la negación. Detenernos, mirar y actuar es la práctica que nos ayuda a recorrer este camino medio.


Siempre, y especialmente en tiempos difíciles, el camino del medio es el más apropiado. Entre la negación de pensar que esta pandemia del COVID-19 no es tan peligrosa, negándonos a tomar las medidas higiénicas básicas, o el pánico de recluirnos para salvarnos solos sin pensar en las necesidades de los demás, hay un camino muy amplio. Se nos ha presentado una oportunidad única para responder responsablemente a lo que la Vida nos propone a toda la humanidad ahora mismo. Y como siempre, la gratitud nos muestra ese camino del medio.

La vida nos esta presentando un desafío que genera en nosotros una inmensa y razonable ansiedad. La ansiedad de lo desconocido y del peligro de una supervivencia en riesgo. La humanidad ha vivido durante miles de años el desafío de las plagas. Está en nuestros genes. No es nada nuevo. Desde la peste negra en el siglo XIV en que murieron cerca de un tercio de la población europea, hasta la Gripe Española donde fallecieron entre 30 y 50 millones de personas hace solo 100 años, o varias experiencias mas cercanas como el SARS y el H1N1 en este siglo.

La respuesta a esta ansiedad puede transitar entre la precaución, actitud lógica y racional que nos enseña cómo cuidarnos del peligro, hasta el extremo del miedo, el pánico que nos hace irracionales. Podemos pasar de uno a otro en un segundo. Al dejarnos bombardear por tanta información infundada en la web o ser tentados a querer salvarnos solos, podemos entrar fácilmente en pánico. Detenernos, Mirar y Actuar nos da una excelente receta para recorrer ese camino del medio.

La vida nos muestra una oportunidad única para ser conscientes y apreciar la increíble interdependencia de todo con todo. Lo que nos pasa a nosotros les pasa a los demás. Lo que le pasa al otro nos pasa a nosotros.

La plena confianza en la vida que surge de la práctica de la gratitud nos enseña que, frente a los grandes desafíos, bailar con lo que la vida nos ofrece es siempre otra oportunidad para ser plenamente humanos; para descubrir cuál es el regalo encerrado en esta nueva oportunidad que este momento nos presenta. Detenernos, Mirar y Actuar puede enseñarnos que tanto el miedo como la negación no solo no nos sirven individualmente, sino que complican el bienestar general. La vida nos muestra una oportunidad única para ser conscientes y apreciar la increíble interdependencia de todo con todo. Lo que nos pasa a nosotros les pasa a los demás. Lo que le pasa al otro nos pasa a nosotros. Esto es tan claro hoy que es una oportunidad única para que los humanos aprendamos esta gran lección de humanidad.

La respuesta a este desafío es que todos bailamos juntos, junto con lo que la Vida nos ofrece, cuidándonos unos a otros y respondiendo conscientemente. La oportunidad para este momento difícil es traer calma, Detenernos, darle sentido a un mundo con miedo o que niega; Mirar, y responder adecuadamente. Mi respuesta a este desafío hoy, el Actuar, es usar barbijos racionalmente cuando sea necesario, lavarme las manos siempre, y estar atento a los síntomas míos y a los síntomas de los que me rodean. Además de estar al servicio de los demás, estas son las principales formas de responder a este desafío.

No estamos acostumbrados, pero debemos aprender a toser o estornudar con el codo flexionado o en un pañuelo de papel y luego tirar el pañuelo a la basura. Es difícil evitar tocar mis ojos, nariz o boca con las manos sin lavar, así que necesito hacer prácticas conscientes para estar presente y evitar que el virus continúe propagándose. Por mí y por los demás. Sugiero también ayudar a otros a ser conscientes de que estas prácticas son imprescindibles para detener la propagación del virus. La práctica de la gratitud nos conduce suavemente por ese camino medio.

Y tal vez, como Nora Bateson lo dijo maravillosamente:

“Al mismo tiempo: tenemos que estar separados de maneras que nunca antes hemos estado separados, y necesitamos estar juntos de maneras que nunca antes hemos estado juntos. Sin saber cómo. Sólo aprendiendo juntos».

Que así sea. Acompañémonos.

Alberto Rizzo
Presidente de Vivir Agradecidos


También te puede interesar:

Entre el miedo y la negación… la acción correcta

Ante el avance del coronavirus, la acción correcta se sitúa en el medio, entre los extremos del pánico y la negación.


¿Qué hacer en una crisis?

Consejos del hermano David para momentos de crisis.


Detenernos, mirar, actuar

Más acerca de estos tres pasos en la práctica de la gratitud.


Reflexiones:

  1. REPLY
    Gloria Mercedes Rossi Lopez dice:

    Buscar el punto medio, siempre nos ayuda encontrar el punto de quietud, que existe en nuestro interior , como en el huracán… este punto nos conduce a la reflexión , a pensar y sentir desde adentro , para después actuar adecuadamente y así no dejarnos guiar por el caos y el miedo que vienen de la mano.Gracias por tu gentil compartir, siempre es un bálsamo para el espíritu ; todas estas lecturas , aportan al despertar la conciencia…

  2. REPLY
    maria esposito dice:

    Simplemente gracias ♥ aceptación y aceptación sanación

Te invitamos a compartir tus reflexiones: