English   |     Deutsch   |     Português   

La felicidad de un país

David Steindl-Rast
El hermano David nos envía una carta al regreso de su viaje a Bután. El objetivo de este viaje fue estudiar el concepto de “Felicidad Interna Bruta”, medición que se hace en este país asiático en contraposición a la medición del Producto Interno Bruto. Todo un desafío a nuestra idea de “desarrollo”…


paisaje-butan

Queridos amigos:

Hace unos días regresé de un viaje de estudios a Bután. Mi amigo Vanja me había invitado generosamente a hacer este viaje que realmente fue una experiencia enriquecedora, y pensé que ustedes disfrutarían de unas pinceladas de esta experiencia.

david-butan (3)

Mi objetivo principal fue estudiar el concepto de “Felicidad Interna Bruta” por el que Bután es conocido, y poder observar su aplicación práctica. En contraste con el Producto Interno Bruto, utilizado por la mayoría de los países para medir su desarrollo anual según los parámetros de la economía capitalista, un sabio rey de Bután decidió, hace unos cuarenta años, hacer de los valores tradicionales del pueblo y su felicidad los criterios para medir el desarrollo del país. Esto cambió el concepto de desarrollo, de entenderse como algo cuantitativo para pasar a entenderse como algo cualitativo. No se busca el crecimiento ilimitado en un planeta limitado, sino el descubrimiento de valores humanos y su cultivo. (Ya en 1968, Robert F. Kennedy había criticado la excesiva confianza en el PIB: “Demasiada cantidad y por demasiado tiempo; parece que hemos renunciado a la excelencia personal y a los valores de la comunidad en pos de la mera acumulación de cosas materiales”).

“Hemos renunciado a la excelencia personal y a los valores de la comunidad en pos de la mera acumulación de cosas materiales”. ~Robert F. Kennedy, 1968
En el viaje nos acompañaron una prima de Vanja, Lisi, junto con su esposo, el Dr. Ha Vinh Tho, coordinador del Programa de Desarrollo del Centro de Felicidad Interna Bruta de Bután, por lo que pudimos observar muchas cosas y obtener información a partir de una fuente confiable. En una palabra, la conclusión es: la idea funciona. Nada es perfecto en este mundo, pero al medir su bienestar no en términos económicos sino humanitarios, Bután ha logrado desarrollarse por encima de otros países – incluso económicamente.

mapa-butan

david-butan (6)

Toda la educación es gratuita, desde el jardín de infantes hasta la universidad. Todos los servicios de salud son gratuitos. Visitamos el impresionante Instituto Nacional de Medicina Tradicional, en Thimphu. Más de 40.000 pacientes son atendidos anualmente en el hospital del Instituto. Hay pequeñas salas de atención que ofrecen medicina tradicional distribuidas por todo el país; además, también hay acceso a la medicina occidental. No se permite fumar en lugares públicos, y la importación de cigarrillos está prohibida. No se permite la propaganda de comida chatarra, la cual está prohibida en las escuelas, y además se les enseña a los niños a no consumirla. No hay corrupción, y cuando alguna vez ocurre un caso, es rápidamente castigado, especialmente cuando se da en personas notables (como ocurrió recientemente con el Ministro del Interior y Vocero del Gobierno). No hay gente pidiendo limosna en las calles ni gente sin techo; la red de asistencia social funciona.

david-butan (7)

“Transformación” es la palabra clave para lo que está aconteciendo en Bután. Gente de negocios que uno ve en las tiendas y hoteles son la primera generación que trabaja por dinero. Todos usan teléfonos celulares. Obviamente una transformación tan rápida y de tan largo alcance conlleva sus peligros (presiones externas, tentaciones internas), pero el principio de la Felicidad Interna Bruta por el que se busca calidad por sobre cantidad, constituye ciertamente una guía segura.

david-butan (8)

Todos los países que he podido conocer harían bien en imitar el ejemplo de Bután. El rey prácticamente ha impuesto la democracia en el país, a pesar de que muchos prefieren la monarquía, ya que sienten que los partidos políticos generan división. Al igual que su padre, que abdicó a los 60 años de edad, el rey es estimado y honrado por todos. Para muchos es un honor haber podido encontrarse con el rey, quien, como su padre, visita a pie los poblados, incluso los más remotos. Aparentemente hay una sola ruta que va de un extremo al otro del país, bordeando los Himalayas, la cual está en constante reparación. Es una ruta peligrosa, y la velocidad promedio para recorrerla es de 25 kilómetros por hora. Nos encontramos con un nómade que había caminado durante ocho días para poder tomar un bus que lo llevara a la capital. Había vendido un tejido hecho a mano para poder comprarse un par de zapatos nuevos. Quienes hablamos con él quedamos impresionados por su rostro radiante. Hablaba solo su dialecto nativo, aunque en las escuelas el idioma oficial es el inglés. Es maravilloso poder empezar una conversación en la calle en un idioma extranjero. La mayoría de los niños y jóvenes se sienten cómodos cuando uno se les acerca. Esto me ayudó a sentirme como en casa, así como la bondad de Sonam, nuestro guía, y Ganesh, el chofer.

david-butan (2)

Tuvimos la suerte de disfrutar de un clima fresco y soleado. Vimos hermosos bosques (el 80% del país está cubierto de bosques), ríos cristalinos con cascadas, castillos antiguos y monasterios colgados de los acantilados como nidos de golondrinas y, todos los días, gloriosas formaciones de nubes. Me gustó la arquitectura de las casas de campo y de los monasterios, muestra de solidez y buen gusto. Me alegró saber que hay códigos para que los edificios nuevos se construyan siguiendo la arquitectura tradicional, incluso en las ciudades.

david-butan (4)

Hay monjes por todos lados. Por lo general, los edificios gubernamentales albergan, una mitad a mandatarios, y la otra mitad a monjes. Los monjes no votan, pero parece que influyen grandemente en la opinión pública, ya que los templos y monasterios están llenos de gente de todas las edades. Tuve la oportunidad de girar un sinnúmero de ruedas de oración (1), lo que me pareció una actividad realmente orante. Pudimos además participar en pujas (2) y deleitarnos con danzas tradicionales. Una magnífica danza tradicional sagrada tuvo lugar en el templo principal de la capital, justo la misma noche de nuestra llegada. Otras hermosas danzas fueron parte de la ceremonia inaugural del Centro de Felicidad Interna Bruta en Chokhok, momento que marcó la conclusión de nuestro viaje. Este nuevo centro está situado en la parte más alta de un valle al pie de los Himalayas, y más allá del cual uno solo encuentra senderos hacia el Tibet. Los dueños de la casa donde nos hospedamos nos contaron que la gente del lugar hace cada año una peregrinación a la cueva de Milarepa (3), caminando (ilegalmente) a unos 4.500 msnm cruzando la frontera con el Tibet. Este nuevo Centro de Felicidad Interna Bruta ofrecerá talleres y otros eventos para grupos provenientes de todo el país. Está situado en el centro de Bután, lo cual es estratégicamente conveniente, y además le confiere un gran significado espiritual.

Pues bien, ya que se me hace difícil estar al día con los emails que recibo, me alegra poder enviarles reportes ocasionales como éste.

Bendiciones y los mejores deseos para todos,

Tu hermano David

 
Notas:
(1) Una rueda de oración es una rueda cilíndrica que se hace girar sobre su eje. Lleva inscripto el texto de un mantra u oración sagrada. Para los budistas, el solo hecho de girar la rueda ya es una oración.
(2) Para los budistas, una puja es una expresión de devoción, que puede consistir en una reverencia, una ofrenda, un canto, una danza, etc.
(3) Milarepa fue uno de los más distinguidos yogis y poetas del Tíbet. Es considerado el primer tibetano en alcanzar la iluminación.

  • responder Susi Salinas ,

    Queremos que proliferen los “Butan” por el mundo entero……Amén

    • responder Estella Salazar ,

      Gracias por compartir, son un ejemplo a seguir.

      • responder Adriana Sabatella ,

        Verdaderamente hermoso. Gracias!!!

        Dejar un comentario