La luz entra en ti por tus heridas.

—Rumi