Blog

Defensa de la alegría

«Defender la alegría como una trinchera…» proclama el escritor uruguayo Mario Benedetti. Poema que hoy cobra particular relevancia.



Defender la alegría como una trinchera,
defenderla del escándalo y la rutina,
de la miseria y los miserables,
de las ausencias transitorias,
y las definitivas.

Defender la alegría como un principio,
defenderla del pasmo y las pesadillas,
de los neutrales y de los neutrones,
de las dulces infamias,
y los graves diagnósticos.

Defender la alegría como una bandera,
defenderla del rayo y la melancolía,
de los ingenuos y de los canallas,
de la retórica y los paros cardíacos,
de las endemias y las academias.

Defender la alegría como un destino,
defenderla del fuego y de los bomberos,
de los suicidas y los homicidas,
de las vacaciones y del agobio,
de la obligación de estar alegres.

Defender la alegría como una certeza,
defenderla del óxido y la roña,
de la famosa pátina del tiempo,
del relente y del oportunismo,
de los proxenetas de la risa.

Defender la alegría como un derecho,
defenderla de dios y del invierno,
de las mayúsculas y de la muerte,
de los apellidos y las lástimas,
del azar,
y también de la alegría.

 

Mario Benedetti

 


También te puede interesar:

La alegría como práctica

¿La alegría es un estado pasajero, o puede durar? ¿Es posible cultivarla? ¿En qué se diferencia de la felicidad? Video de la charla a cargo de Fabiana Fondevila.


Reflexiones:

  1. REPLY
    Liliana Jauregui dice:

    Simples reflexiones: estoy agradecida porque tengo: casa, alimentos, salud, familia hermosa, amigas, tranquilidad, cubro todas las simples necesidades, un buen compañero mi esposo, un gato que amo y me ama, mi despertar y ver mi plaza sencilla pero bella. Soy una agradecida de la vida porque DIOS ME AMA.

  2. REPLY
    Elizabeth Angaramo dice:

    Estar solo , no es sentir soledad.
    Sentirse solo, no es estar en soledad.

  3. REPLY
    Maria Ester Sanchez dice:

    Justo.!!.alegría. .En este día de melancolía!
    Bendiciones!
    GRACIAS! GRACIAS! GRACIAS!

Te invitamos a compartir tus reflexiones: