Blog

Las flores más hermosas

Ofrecemos un breve relato del poeta libanés Kahlil Gibran. Una bella parábola que nos habla de riquezas escondidas e insospechadas… Te invitamos a reflexionar y compartir tus sentimientos.


En otoño junté todas mis penas y las enterré en mi jardín.
Y cuando retornó la primavera y vino a contraer nupcias con el suelo, en mi jardín brotaron flores tan hermosas como nunca se habían visto antes.
Cuando mis vecinos vinieron a contemplarlas, me dijeron:
“Cuando vuelva el otoño y sea tiempo de siembra… ¿no nos darías semillas de estas flores para que también nosotros podamos tenerlas en nuestros jardines?”
Kahlil Gibran

 

Para reflexionar:

– ¿Pueden nuestras penas ser ocasión de que surja algo bello?

– ¿Con qué gesto concreto podríamos “enterrar las penas en el jardín”?

– ¿Esperamos de los demás algo que en realidad puede estar presente en nosotros?

– Cuando vemos el éxito de los demás, ¿somos conscientes de que detrás de ese éxito pueden haber muchas luchas y fracasos?

– ¿Sirve el lenguaje poético (las penas como semillas, las nupcias de la primavera con el suelo) para expresar la realidad? ¿La expresa incluso mejor que el lenguaje directo?

 

También te puede interesar:

[columns][column width=»1/3″]

El arte de renacer

Tomar el dolor como una oportunidad de crecer.

[/column][column width=»1/3″]

La naturaleza y la intuición poética

¿Qué relación hay entre la poesía y la naturaleza?

[/column][column width=»1/3″]

¿Qué hacer en una crisis?

El hermano David propone tres pasos a seguir.

[/column][/columns]

Reflexiones:

  1. REPLY
    Lourdes Romero Bolla dice:

    Que profundo…me trasporta a los limites intimos de mi existencia…Transformante…