Blog

Las flores más hermosas

Ofrecemos un breve relato del poeta libanés Kahlil Gibran. Una bella parábola que nos habla de riquezas escondidas e insospechadas… Te invitamos a reflexionar y compartir tus sentimientos.


En otoño junté todas mis penas y las enterré en mi jardín.
Y cuando retornó la primavera y vino a contraer nupcias con el suelo, en mi jardín brotaron flores tan hermosas como nunca se habían visto antes.
Cuando mis vecinos vinieron a contemplarlas, me dijeron:
“Cuando vuelva el otoño y sea tiempo de siembra… ¿no nos darías semillas de estas flores para que también nosotros podamos tenerlas en nuestros jardines?”
Kahlil Gibran

 

Para reflexionar:

– ¿Pueden nuestras penas ser ocasión de que surja algo bello?

– ¿Con qué gesto concreto podríamos “enterrar las penas en el jardín”?

– ¿Esperamos de los demás algo que en realidad puede estar presente en nosotros?

– Cuando vemos el éxito de los demás, ¿somos conscientes de que detrás de ese éxito pueden haber muchas luchas y fracasos?

– ¿Sirve el lenguaje poético (las penas como semillas, las nupcias de la primavera con el suelo) para expresar la realidad? ¿La expresa incluso mejor que el lenguaje directo?


Reflexiones:

  1. REPLY
    Lourdes Romero Bolla dice:

    Que profundo…me trasporta a los limites intimos de mi existencia…Transformante…

Responder Cancelar respuesta