English   |     Deutsch   |     Português   

Ikigai

Los japoneses llaman Ikigai a aquello que nos motiva, aquello que le da sentido a la propia vida. Lograr descubrirlo y ponerlo en palabras es de gran ayuda en momentos de dificultad, y además ilumina el camino de la propia vocación.


Ikigai es una palabra japonesa que hace referencia a aquello que le da sentido a nuestra vida. Está compuesta por las partículas iki (vida) y gai (cumplir un deseo). Según la cultura japonesa, todos tenemos un ikigai, una razón de ser y de vivir. Es entendido como “aquello que nos motiva a levantarnos por la mañana”.

Para cada individuo, el ikigai es algo único y personal, y depende de diversos factores. Aplicado al discernimiento vocacional y a la elección de carrera, suele ser representado con el siguiente gráfico:

Descubrir el propio ikigai es de suma importancia, ya que se trata de aquello que nos motiva, que nos da fuerzas, que hace que la vida valga la pena. Especialmente en momentos de crisis, tener en claro el objetivo que se persigue en la vida ayuda a superar la dificultad. Así lo constató el psiquiatra Viktor Frankl en el campo de concentración: observó que los prisioneros que lograban sobrevivir eran quienes tenían una motivación para seguir viviendo. Como dice Nietzsche en una cita que gustaba repetir Frankl: “Quien tiene un por qué para vivir, encontrará casi siempre el cómo”.

Descubrir el ikigai o razón de vivir no solo ilumina el camino en la adversidad, sino que además está íntimamente relacionado con una vida más larga. Así lo sugiere Dan Buettner en este video, quien observó que el ikigai es la razón de la longevidad de la cultura Okinawa en Japón, una de las más longevas del planeta.

Lograr poner en palabras el propio ikigai no es sencillo, y puede implicar un largo proceso. Quizás tengamos que prestar atención a lo que el corazón nos dicta: dónde están nuestros gustos, qué es lo que nos apasiona, cuáles son nuestros sueños y aspiraciones… y estar dispuestos a salir de nuestra “zona de confort” en busca de aquello que dé más sentido a nuestra existencia.

 

Para reflexionar:

– ¿Qué te motiva a levantarte por la mañana?

– ¿Qué es lo que realmente te gusta?

– ¿En qué forma puedes contribuir a la sociedad?

– ¿Cuáles son tus talentos?

– ¿Cuales son tus metas, tus aspiraciones?


También te puede interesar:

Dejar un comentario