fbpx

Blog

En tiempos de pandemia

¿Qué sucede durante estos tiempos? ¿Qué esperamos que suceda después? Lo expresa bellamente este poema.


I

Y la gente permaneció en sus hogares.

Y leyeron libros, y escucharon, y descansaron, e hicieron ejercicio, y crearon arte, y jugaron, y aprendieron nuevas formas de vivir, y se quedaron en calma.

Algunos meditaron, algunos rezaron, algunos bailaron. Algunos se encontraron con sus propios fantasmas. Y la gente empezó a pensar de una manera diferente.

Y la gente recobró la salud.

Y, en ausencia de personas viviendo en forma ignorante, peligrosa, negligente y cruel, la tierra comenzó a sanar.

Y cuando el peligro pasó, la gente nuevamente se unió, lloraron sus pérdidas, y eligieron cosas nuevas, y soñaron cosas nuevas, y crearon nuevas maneras de vivir, y sanaron a la tierra completamente tal como ellos habían sido sanados.

II

Y algunas ilusiones se escabulleron.
Y algunos hombres vieron su poder desvanecerse,
pero se esforzaron, se aferraron y lucharon.
“Vuelvan a trabajar”, dispusieron.
“Construyan paredes”, ordenaron.
“Gasten dinero en cosas que no necesitan”.
“Culpen al otro”.
“Teman a los extraños”.
“Respeten nuestro poder”.

Y la gente dijo no.

Dijeron: ustedes no son dueños
de nuestros dones.
Solo nosotros los compartiremos.

La tierra y su gente están fuera de equilibrio.
La medicina toma otro rumbo.
Debemos permanecer tranquilos.
La enfermedad es nuestro instructor.
Escucharemos sus lecciones.
La tierra es el hogar de todos.

Y nos reconciliaremos,
y el equilibrio será restituido.
La tierra es el hogar de todos.
Y cuidaremos al extraño.
Y alimentaremos al extraño.
Y cobijaremos al extraño.
Y amaremos al extraño,
aquí y allá.

La tierra es el hogar de todos.

Kitty O´Meara


Reflexiones:

  1. REPLY
    Mercedes dice:

    Aun es prematuro saber con certeza, cómo nos dejará esta pandemia cuando se extinga…
    En el artículo se muestra a dos grandes fuerzas en pugna: los poderosos, los que se creen los dueños de todos porque tienen enormes fortunas e inconmensurables egos y la humanidad frágil y desvalida porque fue avasallada…
    Y ahora está tomando conciencia de que la enfermedad nos iguala, se ensaña con todos y ve claramente además los beneficios que el encierro obligado trajo a Gaia, que está recuperando su esplendor.
    Seremos capaces de entonar juntos un Canto de Hermandad, luego de esta terrible experiencia? o…?

Te invitamos a compartir tus reflexiones: