Alexander Laszlo comparte una anécdota de la antropóloga Margaret Mead acerca de lo que marca el comienzo de la civilización humana: la empatía.