English   |     Deutsch   |     Português   

Cómo la naturaleza nos restaura

Compartimos una invitación a “profundizar nuestra relación personal con la naturaleza, y a entrar en una sentida comunión con las incontables formas de vida con las que compartimos el planeta tierra”, como un antídoto para nuestras vidas agitadas y adormecidas por la rutina.


Fotografía del autor



Sonidos de la naturaleza grabados por el autor. © Lang Elliott.

Nacemos dentro de un mágico mundo de deleite sensorial, con nuestro ser naturalmente en sintonía con nuestro entorno. Somos parte de la naturaleza, y nuestros sentidos nos conectan a todo como un cordón umbilical, permitiéndonos estar en comunión y ser nutridos por la fuente de la cual provenimos.

En cuanto a mí, estoy interesado en cómo profundizar nuestra relación personal con la naturaleza, y especialmente en la habilidad para entrar en una sentida comunión con las incontables formas de vida con las que compartimos el planeta tierra.

“En paz en la naturaleza” – Dibujo del autor

Mi enfoque es simple y fácil de entender, y no necesita de un conocimiento especial o de algún conjunto de creencias en particular. Sin embargo, puede ser un desafío ponerlo en práctica debido a las innumerables demandas de nuestra sociedad, que nos ha dejado a la mayoría alejados de la naturaleza, observándola desde cierta distancia como a un “otro” amorfo, a lo sumo para ser analizado o descripto, más que para abrazar, amar y cuidar como una íntima extensión de nosotros mismos.

En pocas palabras, mi técnica consiste en desarrollar una profunda conexión con el mundo natural, una especie de “sensibilidad sagrada”.(1) Aquietando la mente y enfocando nuestra atención en cosas no-humanas, nuestros sentidos literalmente van a penetrar en nuestro entorno, alcanzando el origen de nuestro propio ser y reconectándonos con lo que es verdaderamente esencial.

La inmersión y absorción de la naturaleza significa incorporarnos a ella. Se trata de despertar nuestros sentidos y rendirnos directamente a la experiencia. Se trata de abandonarnos y vivir plenamente el momento. Se trata de adquirir un sentido de levedad y libertad, como un antídoto para nuestras complicadas y bulliciosas vidas.

Si aprendemos a conectarnos en profundidad con la naturaleza, a entrar en un estado de comunión, no solo nos conectaremos con nuestro origen terreno, sino que también nos beneficiaremos de incontables maneras.
Si aprendemos a conectarnos en profundidad con la naturaleza, a entrar en un estado de comunión, no solo nos conectaremos con nuestro origen terreno, sino que también nos beneficiaremos de incontables maneras. Durante los períodos de tiempo en que lo hagamos, nos libraremos de interminables pensamientos y preocupaciones, al mismo tiempo que experimentamos la gran calma que todas las cosas poseen. Nos volveremos como un bebé de pecho, tomando el alimento de quien nos acuna.

La tierra no solo es nuestra madre; es fuente de inagotables deleites. Nos provee de una enorme y extensa familia que podemos visitar cada vez que lo deseamos, un inacabable mundo de amigos (de todas formas y tamaños) que de alguna manera se preguntan dónde hemos estado. Quizás ahora es el momento de salir abiertamente y saludar a nuestros hermanos y hermanas. Ahora es el momento de invitarlos a nuestro círculo íntimo y a nuestro corazón. Hemos estado ausentes tanto tiempo que ya es hora de regresar a casa.

Lang Elliott

Nota:
(1) “Sensibilidad sagrada” es el título y el tema del capítulo 3 del maravilloso libro del hermano David Steindl-Rast, A Listening Heart (Un corazón que escucha). He aquí una cita relevante tomada de ese capítulo: “En la mayoría de las personas, las gloriosas puertas de la percepción crujen sobre bisagras oxidadas. ¡Cuánto nos perdemos del esplendor de la vida por arrastrarnos medio ciegos, medio sordos, con nuestros sentidos ahogados y adormecidos por la rutina!”

Artículo reproducido con permiso de gratefulness.org


Lang Elliott es escritor, conferencista, cinematógrafo, fotógrafo y poeta. Puedes visitar su página web (en inglés) con hermosas grabaciones de los sonidos de la naturaleza aquí.


También te puede interesar:


Dejar un comentario