fbpx

Blog

El regalo del silencio

David Steindl-Rast

En su carta de Navidad, el hermano David destaca el silencio como un regalo que nos dejó este difícil 2020; silencio que es clave para lograr escuchar lo que nuestro mundo necesita.


Queridos amigos:

Una flor de granada, más que cualquier otra estrella, parece ser el emblema apropiado para esta época festiva, aquí en el hemisferio sur, donde me encuentro este año. Debido a la pandemia todavía estoy en Argentina, disfrutando del verano. Si bien estoy agradecido de gozar de buena salud y estar con amigos muy queridos, me parece raro celebrar el Adviento, este tiempo de espera, sin que sea invierno. Sin embargo, cuando falta lo habitual es más fácil ver lo esencial. Para mí, la esencia del Adviento es el silencio. ¿No es acaso esencial en esta época del año, que muchas tradiciones celebran como sagrada, una profunda quietud?

Mi antífona navideña preferida habla de que el silencio hace surgir la palabra. Año tras año espero con ansias este versículo del Libro de Sabiduría y su conmovedora melodía. Este año también lo voy a cantar, ya que la Liturgia de las Horas me une a mis hermanos en el monasterio:

“Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía
y la noche se encontraba en la mitad de su carrera,
tu Palabra omnipotente saltó del cielo,
desde su trono real”.
(Sabiduría 18,14)

Muchas personas han experimentado más silencio durante este año que durante ningún otro. Podemos recibir esto como un gran regalo. La sabiduría mítica lo comprende: para que pueda ser oída realmente, una palabra necesita de un “profundo silencio”, ya que proviene “del cielo”. En nuestra experiencia de la vida diaria, viene precisamente de quien está al lado nuestro. El mayor silencio en tiempos de cuarentena quiere enseñarnos a escuchar con nuestro corazón. Crea una oportunidad única para escuchar a aquellos con los que creemos que no tenemos nada en común.

El mayor silencio en tiempos de cuarentena quiere enseñarnos a escuchar con nuestro corazón. Crea una oportunidad única para escuchar a aquellos con los que creemos que no tenemos nada en común.

No importa dónde miremos en estos días, en todas partes encontramos una sociedad dividida en dos. Ninguno de los dos lados escucha al otro, y sin embargo no hay nada que sea más necesario y urgente. El 2021 pide que nuestra decisión para el Año Nuevo sea buscar a aquellos cuyas opiniones son opuestas a las nuestras y empezar a escucharlos. Dejar de lado por un tiempo las convicciones que nos dividen, enfrentar los problemas que tenemos en común, y tratar de resolverlos juntos. Si este año de sufrimiento a nivel mundial nos ha preparado para escuchar con real profundidad, cada palabra que surja de nuestro silencio será un “sí” a la mutua pertenencia. Será lo que la antífona llama una “palabra omnipotente”. Porque será una palabra de amor, y el amor todo lo puede.

Con esta esperanza presente ante nosotros, les deseo paz y alegría,
Tu hermano David


Reflexiones:

  1. REPLY
    Edith Sauro dice:

    Hermoso mensaje! Hacer silencio y escuchar al otro, especialmente al que piensa distinto.Tan sencillo y tan fructífero! Reconocernos todos en un mismo Creador!

  2. REPLY
    Mónica Rojas dice:

    Es cierto…en esta época de mucho y distintos bullicios poder disfrutar del silencio de esas voces nos hacen sentirnos plenos y agradecidos de poder entrar en él
    Gracias

  3. REPLY
    Isabel Gutiérrez dice:

    Muy interesante.,. Gracias

  4. REPLY
    Carolina dice:

    Lindísima carta y cuánta verdad!.Brother David es tan lucido y conmovedor en sus palabras.Uno de mis deseos para 2021 es poder participar de la comunidad Vivir Agradecidos. Si pudieran indicarme como puedo sumarme les agradezco.

  5. REPLY
    Silvia Beatriz Pedernera dice:

    Me encantó saber de Uds..vi por tv un progra.a y me sentí atraída..ahora se que está en Argentina Br.David…que Dios lo acompañe y bendiga por sus enseñanzas….

  6. REPLY
    Sandra dice:

    El silencio puede decir nada o todo. El silencio muchas veces grita para q escuchemos con el ❤.
    Excelente reflexión del hermano David.

Te invitamos a compartir tus reflexiones: