fbpx

Blog

Elección

David Steindl-Rast

Según Br. David, la máxima expresión de la libertad y del poder de elección está en sintonizar con el principio rector de la vida y del universo, y fluir con él. Solo así podemos alcanzar nuestros anhelos más profundos.


Todos hemos sentido la carga de tener que hacer una elección. Nuestra experiencia de acciones internas tales como la elección debe tomarse tan en serio como la de las acciones externas, antes de que podamos investigar nuestro mundo sin prejuicios. Debemos tener esto en cuenta cuando la ciencia plantea si podemos demostrar objetivamente la libertad de elección.

Afortunadamente no necesitamos esperar hasta que se resuelvan estos problemas especulativos. Para nuestra orientación, es suficiente ser conscientes de un terreno bien conocido desde el cual podamos avanzar hacia lo desconocido. Nuestra experiencia subjetiva de elección proporciona un fundamento bien conocido. La elección, por definición, implica libertad. Con esto en mente, podemos explorar formas de tratar de manera constructiva nuestro sentido de la libre elección, sin verse afectado por las teorías que afirman o niegan su validez objetiva. Como nos recuerda Jean-Paul Sartre (1905-1980), siempre estamos dispuestos a refugiarnos en la creencia del determinismo si la libertad nos pesa o si necesitamos una excusa.

Si evitamos las excusas, enfrentaremos directamente nuestro sentido subjetivo de libertad y examinaremos situaciones concretas en las que experimentamos ser libres, siempre dentro de unos límites, lo cual es obvio. Comencemos con un tipo especial de situación en la que otros nos atribuyen el mérito de actuar libremente, aunque nosotros mismos no somos conscientes de tomar ninguna decisión. Estos son eventos dramáticos en los que no tenemos tiempo para decidir y, sin embargo, hacemos de manera espontánea exactamente lo que la situación requiere, a menudo con una fuerza y una velocidad inusuales. Un bombero salta a las llamas y rescata a una persona; una madre saca a su hijo de los rieles, segundos antes de que un tren pase a toda velocidad. Entrevistados posteriormente, ambos rechazan todos los elogios por actuar con valentía; lo hicieron sin tener conciencia de elección, dicen.

No tuvieron tiempo para pensar. El tiempo y el pensamiento son dos claves para comprender lo sucedido. Pensar necesita tiempo. En momentos de extrema emergencia, el proceso consciente de pensar requeriría demasiado tiempo, y no tenemos tiempo. Cuando tenemos tiempo, el tiempo nos tiene en su red. Pero en un momento en el que simplemente no tenemos tiempo, el tiempo tampoco nos tiene: de repente, estamos en el Ahora.

Tan pronto como estoy en el Ahora, veo el curso de acción apropiado, que fluye orgánicamente de las circunstancias, y lo elijo. Ya lo he elegido, antes de ser plenamente consciente de ello, en el caso del bombero y la madre. Lo que les sucedió espontáneamente a ellos en esos momentos cruciales, le sucede más deliberadamente a cualquiera de nosotros, siempre que estemos verdaderamente en el Ahora: Yo y el Ser actuamos como uno, y nuestra elección fluye en armonía con el universo.

La libertad genuina se sintoniza voluntariamente con el principio rector más íntimo de la vida y del universo en su conjunto, y fluye con él.

Alguien seguramente preguntará: ¿qué quiere decir eso? Si la decisión fluye tan pronto como estoy en el Ahora, ¿tengo que decidir en absoluto? Por supuesto, tienes que decidir. Tú eres quien hace la elección. ¿De qué otra manera podría ser tu elección? Y si se trata de una decisión importante, es posible que requiera mucha consideración: consultar a otras personas que se vean afectadas por su decisión, así como a tu propio deseo más profundo.

No es casualidad que ambas palabras, consideración y deseo (del latín desiderium), hagan referencia a las estrellas (sidera en latín). Las estrellas desempeñaron un papel en la cosmología medieval que podría sorprendernos. Se suponía que las semillas crecían en diferentes plantas por responder a diferentes estrellas: una estrella especial para los robles, otra diferente para los sauces, y lo mismo para todos los demás tipos de plantas. Esta imagen mítica expresa una verdad profunda: hay una estrella guía, también para nosotros los humanos. Es por eso que personas de todo el mundo siguen resonando con la imagen de la estrella inalcanzable en la letra de Joe Darion (1917-2001) de la canción principal de Don Quijote en el musical de 1965, El hombre de La Mancha:

Soñar el sueño imposible
para luchar el enemigo imbatible,
para soportar, con un dolor insoportable.
Correr donde los valientes no osan ir
para corregir el injustificable mal.
Amar, puro y casto desde lejos
para intentar, cuando tus brazos están demasiado cansados,
para alcanzar la estrella inalcanzable.

Seas quien seas, estoy seguro de que has sentido la poderosa atracción de esa estrella inalcanzable como tu ideal más alto en la vida. Es más fuerte incluso que las ambiciones más elevadas que nuestro Ego nos propone. Podemos distinguir fácilmente entre los dos: nuestra estrella guía nos hace exigencias que no son las que a nosotros mismos se nos ocurrirían. Afrontamos estas demandas interactuando con la vida. Nuestros miedos quieren aferrarse al pasado, nuestras ilusiones habitan el futuro, pero solo en el Ahora podemos responder con sobriedad a la vida y sus demandas. El Ego nunca está en el Ahora, sino siempre enredado en el pasado o el futuro. Pero al reunirme en el Ahora, vuelvo a casa en mí mismo: mi Ser.

Tan pronto como estás en el Ahora, tu elección fluye en armonía con el universo, no por magia; solo necesitas ver las cosas a la luz de tu estrella guía, para ver la constelación de circunstancias dadas.

Cuando exploramos el yo, nos damos cuenta: el yo es uno y nos hace a todos uno. Como yo mismo, afirmo por la forma en que actúo que pertenezco a todos, a todos en la vida. Pero este sí radical a la pertenencia se vuelve nuestra definición de amor. No es de extrañar, entonces, que la palabra inglesa free (libre) provenga, como friend (amigo), de una raíz indoeuropea: pri, que significa amar. Y no es de extrañar que San Agustín resuma la vida recta como ama y haz lo que quieras. Libre elección no significa que el Ego pueda hacer lo que se le viene a la mente, intencionalmente. La libertad genuina se sintoniza voluntariamente con el principio rector más íntimo de la vida y del universo en su conjunto, y fluye con él. La sabiduría oriental apunta a este fluir natural de las cosas como el Tao, El Camino del Agua, como lo llamó Alan Watts (1915-1973). Para fluir en armonía con el Tao, debemos recuperar nuestra mente original, la mente de un niño.

Alan Watts

Cuando todavía eres un bebé, estás espontáneamente tanto en el fluir como en el Ahora. No hay un tú (como dijo Alan Watts) diferente de lo que está sucediendo y, por lo tanto, no te está sucediendo a ti. Simplemente está pasando. Estás en el maravilloso patrón de la danza de lo líquido, los patrones del agua que fluye. A medida que crecemos, ganamos una conciencia reflexiva del yo y del Ser, pero al mismo tiempo, tendemos a perder el ser en el flujo. Sin embargo, esta pérdida no es necesaria. Siempre que estemos en el Ahora, podemos estar en el flujo y, como adultos, de manera consciente y comprometida. Tan pronto como estás en el Ahora, tu elección fluye en armonía con el universo, no por magia; solo necesitas ver las cosas a la luz de tu estrella guía, para ver la constelación de circunstancias dadas. Y así, descubrir la oportunidad que te ofrece la vida. ¿Qué curso de acción disponible parece prometer el cumplimiento de tu deseo más profundo y genuino, la atracción de la estrella inalcanzable en las fibras de tu corazón? Ese curso de acción será el Curso del Agua: todo simplemente está sucediendo, pero ahora con el consentimiento de un adulto. Tu elección voluntaria, sea lo que sea que deba decidirse, estará completamente en sintonía con la música de la vida.

¿Qué curso de acción disponible parece prometer el cumplimiento de tu deseo más profundo y genuino, la atracción de la estrella inalcanzable en las fibras de tu corazón?

Sin embargo, un pensamiento aleccionador: nunca podemos estar 100% seguros de que nuestra elección está realmente en el flujo de la vida. Siempre existe la posibilidad de que nos estemos engañando a nosotros mismos, un hecho que también podríamos aceptar con humildad, y alegrarnos de que también hay una buena posibilidad de que estemos en la corriente. Solo hay una excepción: si estamos 100% seguros de que estamos en lo cierto, podemos estar 100% seguros de que estamos equivocados. Pero si aceptamos el hecho de que nuestra habilidad para el autoengaño tiende a estar bien desarrollada, querremos hacer todo lo posible para contrarrestarlo y, en cambio, desarrollar una sintonía total con la vida. Este es el camino hacia la verdadera libertad.

Tomado del libro Responder: el tercer paso a la gratitud, del hermano David Steindl-Rast.

También te puede interesar…

Responder

Tercer volumen de la trilogía Detenernos-Mirar-Responder, los pasos que propone el hermano David Steindl-Rast hacia una vida plena y agradecida.


Destino, libertad y responsabilidad

¿Qué es el destino? ¿Somos libres frente a él? ¿Somos responsables de nuestras acciones? Reflexiones de Viktor Frankl.


Te invitamos a compartir tus reflexiones: