Detenernos, mirar, actuar

DETENERNOS, MIRAR, ACTUAR
Slider

Un método práctico para cultivar la gratitud consiste en seguir tres simples pasos: detenernos, mirar y actuar.

Detenernos: Solemos pasar por alto lo que la vida nos brinda por no estar atentos, o por tener prisa… Allí donde estemos, detengámonos por un instante, y pongamos toda nuestra atención al momento presente.

Mirar: Miremos todo aquello que la vida nos ofrece en este momento. Preguntémonos: ¿Por qué cosas me siento agradecido en este momento? ¿Qué oportunidades se me ofrecen? Generalmente, los dones que más necesitamos reconocer son las cosas simples, que solemos dar por descontado: poder ver, oír, caminar; tener un techo y un plato de comida; un amigo o una mascota…

Actuar: Hacer algo con los dones que reconocemos. La mayoría de las veces este “hacer” se traduce en disfrutar de los regalos de la vida. Sin embargo, si reconocemos situaciones de dolor o injusticia, también podemos hacer algo al respecto: descubrir nuevas oportunidades, hacer cambios necesarios…

“Mi receta simple para un día feliz es ésta: Detente y despierta; mira y está atento a lo que ves, y luego continúa con toda la atención posible ante cada oportunidad que se presente. Mirar hacia atrás al anochecer de un día en el cual repetimos estos tres pasos varias veces, es como contemplar una huerta repleta de frutas” (David Steindl-Rast).

 

Entre el miedo y la negación… la acción correcta

Entre el miedo y la negación… la acción correcta

Ante el avance del coronavirus, la acción correcta se sitúa en el medio, entre los extremos del pánico y la negación.
Jack Kornfield: Estabilizar la mente

Jack Kornfield: Estabilizar la mente

El maestro de prácticas meditativas habla de los beneficios de una mente en calma, y brinda consejos para su desarrollo.
Propósito y sentido

Propósito y sentido

Por estar enfocados en el propósito de nuestras actividades, muchas veces perdemos de vista su sentido y el sentido de la vida misma. Una invitación a buscar un equilibrio.
Dar gracias por las pequeñas (y grandes) cosas de la vida

Dar gracias por las pequeñas (y grandes) cosas de la vida

La sorpresa es el punto de partida de la gratitud. Una vez que dejamos de darlo todo por sentado, nos sorprendemos de todo lo que nos rodea, lo cual nos lleva a ser más agradecidos.
Lecciones de lluvia

Lecciones de lluvia

La lluvia es una invitación a hacer una pausa en nuestras tareas y percibir el amor silencioso que flota en la naturaleza, y hacernos eco de él.
Ir más despacio… y apreciar más

Ir más despacio… y apreciar más

La enfermedad puede ser una oportunidad para aminorar el paso y apreciar todo lo que nos rodea especialmente apreciar la presencia de los demás y responder con bondad y gratitud.
Detenernos

Detenernos

»Si no detenemos la rutina diaria, pasamos por alto el momento presente. Nuestra mente suele estar preocupada por el futuro o atada al pasado, y así perdemos de vista el ahora. Por eso necesitamos detenernos
Tres pasos para ser feliz

Tres pasos para ser feliz

En este video de tres minutos, la página NetSpirit.TV resume las enseñanzas del hermano David durante su visita a la Patagonia argentina en febrero de 2014: «Es simple, es bello y profundo. Será cuestión de
Patagonia, parte 1: Detenernos, mirar, actuar

Patagonia, parte 1: Detenernos, mirar, actuar

En la primera de las charlas brindadas en la Patagonia en 2014, el hermano David habla de los tres pasos para lograr una vida agradecida: detenernos, mirar y actuar.
¿Qué hago cuando no hago nada?

¿Qué hago cuando no hago nada?

Siguiendo los tres pasos que enseña el hermano David (detenernos, mirar, actuar), Virgina Gawel nos invita a ejercitar la mirada, tanto hacia el mundo que nos rodea como a nuestro mundo interior.
Detenerse… y luego seguir

Detenerse… y luego seguir

Virginia Gawel nos da cinco consejos prácticos para hallar el silencio interior aún en medio de la agitación de la vida cotidiana. «Cuando ampliamos la conciencia y no damos por sentado lo que nos rodea,
Detenernos, mirar, actuar

Detenernos, mirar, actuar

En la primera de las charlas brindadas en la Patagonia en 2014, el hermano David habla de los tres pasos para lograr una vida agradecida: detenernos, mirar y actuar.